Linternas mágicas

El pasado fin de semana  se celebró en Barcelona el festival  “llum BCN ‘19”. En el festival se presentaron  varias propuestas artísticas basadas en conceptos como la luz o la interactividad. Diferentes puestas en escena, en pequeños, medianos y en grandes formatos espectaculares.

Proyecciones sobres agua, sobre gases, sobre grandes edificios y pequeñas construcciones. Todo ello me lleva a pensar  en los inicios de la fotografía, Aquello que hoy en día podemos llamar, proto fotografía. Circos, ilusionistas con linternas mágicas y otros vodeviles. Sin  duda el símil salta a la vista y la única diferencia es una tecnología mucho más avanzada y precisa. pero el fondo sigue siendo el mismo.

Pretendo crear obras de arte interactivas, usar la creatividad, el arte y la programación, junto con ese concepto maker que lo envuelve. Creo en una lógica de la tecnología democrático y pienso que este tipo de arte  lo es en esencia. Sin embargo, cuando veo algunas de las obras presentadas, a pesar de que estas son, sin duda, estéticamente potentes; también me parecen de algún modo demasiado experimentales.

Por eso me cuestiono ahora mismo, si lo que vivimos actualmente en materia de arte multimedia puede ser llamado proto arte, al que  podríamos debatir si realmente podría ser llamado arte, de la misma forma que ocurre con la fotografía. ¿Cómo evolucionará? Las linternas mágicas del siglo XIX se convirtieron  en cine y fotografía